Archive

Archive for the ‘Inquietudes’ Category

Protegido: (8)Sentirás que te sobra el mundo si estás con ella…(8)

octubre 27, 2014 Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Categorías:Inquietudes

Protegido: Kua Ngenge

julio 13, 2014 Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Categorías:General, Inquietudes

Protegido: Odiando…

junio 30, 2014 Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Categorías:General, Inquietudes

Magia

junio 23, 2014 Deja un comentario

La magia si que existe, yo te la enseño. Desde aquel Magia Borras, me he dedicado a cumplir mi sueño. Puedo sacar mil pañuelos del bolsillo la camisa, pero un mago de verdad es el que logra sacarte una sonrisa.

Recuerdo que así comenzaba el pasodoble de medida de mi chirigota en el 2012, “Truco… O eso trato”. Un pasodoble que hablaba de la magia, de la de verdad. No se trataba de trucos de cartas ni ilusionismo, si no de sentimientos y auténticos milagros. Pero las casualidades de la vida… Hoy miro la magia como otra cosa. A día de hoy la magia la despierta en mi una foto, un mensaje directo, una mención, un whatsapp… Porque así debía de ser. Porque internet, una vez más, me sorprendía para bien.

Una tarde cualquiera. Una conversación cualquiera. Con quien fuese, que mas da eso. Un comentario inocente. Una réplica por parte de la otra persona entre enfado y desesperación. Una valentía. El carnaval como nexo de unión. Un “Seguir”. Y pasan las horas… Para ser sincero -y esto tu no lo sabes- el paso de esas mismas horas me hacían pensar que aquello nunca sería devuelto. Y una tarde cualquiera da paso a una noche señalada, pues sería la última sin conocerte. A la mañana siguiente, una grata -aunque desterrada- sorpresa. Veo que me has empezado a seguir y, que para más inri, me has mandado un privado preguntándome que quien era. El primero de ¿cuantos? ¿Decenas? ¿Centenas? He perdido ya la cuenta, la verdad -y algo me dice que el enano de Twitter está ya hasta las narices de nosotros dos-.

Se pasan los días, con sus mañanas, tardes y noches. Conversaciones, fotos, risas, planes… Sorpresas para intentar animarte cada día de tu estudio: la gorda con su papel, sus majestades, las cerezas, la respuesta de sus altezas… Pero todo me sabía a poco para intentar hacerte más llevadera la dura lucha contra los nervios y la desesperación ante tus últimos exámenes y, como culmen, te hago un vídeo para darte ese último empujoncito. Ambos exámenes te salen bordados -cosa que yo ya sabía-. De uno de ellos ya sabes la nota; la del otro, lo sabrás durante la presente. Y llega el viernes, día señalado para celebrar por todo lo alto ese fin de exámenes, esa sensación de libertad. Yo, como buen chirigotero, canto. Pero ceno y me voy a la calle Zaragoza. Y tu estás en el conservatorio. Y como si de un cuento se tratase, a la tercera vez se cumplió el deseo. Me solicitas en tres ocasiones que vaya a verte. Y ahí que voy yo, con mi Vespa cortando el viento y el iPhone bajo el casco: ¿tú donde estás? Yo veo el coche de policía. Yo también. Sigue que te voy a ver… Los detalles, para mi. Eso si, aquellos minutos se me pasaron volando y yo rogaba que nunca te fueras. Pero tu te debías a tus amigos y yo a los míos. ¿Quieres saber un secreto? No te lo diré públicamente. Cuando leas esto, pregúntame y te lo diré de manera privada. Publiqué un tweet: “acabo de conocer a un ángel”. Pocas veces he escrito tanta verdad en mi perfil de Twitter. Y nos volvimos a ver a las siete, menos tiempo incluso que horas antes, pero me daba igual. Estaba teniendo suerte por segunda vez en lo que iba de noche y de mañana.

No se que es lo que quiere la vida que hagamos. No se porque has llegado. No se si te quieres quedar o si solo estás de paso. Yo solo te digo como Alejandro Sanz:

¿Eres la de “quédate conmigo,
prometo darte tormento, darte malos ratos…”?
yo te prometo, si me escuchas niña, date arte
que no es lo mismo que
quédate y ya veremos
quédate y ya veremos

Pues eso: quédate… Y ya veremos. Que de momento, Cádiz nos espera.

Fdo: un “imbesil”.

Categorías:General, Inquietudes

Fue en una tarde de invierno…

junio 17, 2014 Deja un comentario

Fue una tarde cualquiera, más bien de primavera. La estación del año no es algo importante para el hecho que hoy me toca relatar. Que fuese invierno para mi, por la pena que me corría por dentro poco tiene de importancia. Pero pasó y llegó. Un domingo cualquiera, a cualquier hora. Mis ansias, mi desesperación y mi rabia me hicieron actuar de una manera que hace años había jurado -o prometido, que jurar es pecado- no volver a hacer. Pero necesitaba encontrar la verdad… Y la encontré. Lo que vino después, solo Dios lo sabe. Pero juré que nunca más…

Ahora, dos largos meses después, echo la vista atrás y digo: ¡aleluya! Y si la echo hacia adelante, se me dibuja una sonrisa enorme en la cara.

Y todo, gracias a ti… 😉

Categorías:General, Inquietudes

Va siendo hora de no pasarlo mal… 🎶

febrero 15, 2013 Deja un comentario

Pues si, como bien reza el título de esta entrada, ya está bien. Debo empezar a mirar por mí mismo, dado que los demás no lo harán jamás.

Van a tener que rodar cabezas, pero me da igual… Hay que hacerlo. Necesito hacerlo. Por mi felicidad. Por mí…

20130215-055953.jpg

Categorías:General, Inquietudes

¿A donde vamos a llegar?

octubre 8, 2011 Deja un comentario

Son muchas las personas que se preguntan a diario cuando coño va a acabar esta jodida crisis. Lo que no se plantean es si realmente hay personas con las capacidades suficientes como para paliar las necesidades mundiales. Miren, por ejemplo, a este individuo. Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: