Inicio > General > Todo empezó con un “Me gusta”

Todo empezó con un “Me gusta”

Todo empezó con un “me gusta”… Así fue.

Quizás porque la vida te enseña que las casualidades no existen o, mejor dicho, que todo ocurre por algo. O quizás simplemente es porque yo quiero pensar que todo se mueve o sucede por un algo y no por el azar. Fue ese algo el que aquel domingo 30 de Septiembre me empujó a pulsar un “me gusta”; ese “me gusta” de una foto.

Reconozco que navegaba a través de una red social cualquiera, mirando fotos porque sí, entrando en perfiles cuando, de pronto, vi su maravillosa foto. Una foto que me hizo temblar y que aún me pone los vellitos de punta. Aún hoy, seis meses después -medio año ya- esa foto sigue captando toda mi atención, como si fuese la vez primera que se muestra ante mis ojos, dejándome maravillado y extasiado. Un hilillo de voz se escapó entre mis labios, para solo decir: “Dios…”. Dios. Acudía a un ser divino y superior para expresar lo que esa foto había despertado en mí. Era una foto recortada de otra más grande supongo, pues estaba a lo alto… Recuerdo también que estaba recién subida, pues me salía en el tablón de novedades. Por recordar, quiero recordar que salía un chaleco o camiseta verde, con detalles blancos -lunares, quizás-. Pero lo que si tengo grabado a fuego en mi memoria es semejante sonrisa, semejantes ojazos, semejantes mirada, semejante TODO. Sí, amigos, recurrí a Dios porque realmente eso que tenía ante mí era algo superior.

Con una vaga esperanza de conocer a dicha persona, pulsé “Me gusta”. No lo quise pensar mucho; es más, de haberlo hecho, me habría arrepentido y no habría pulsado. Mis instintos más primitivos quisieron darle, reconocer que realmente me gustaba… Así lo quiso el destino; aquel día, tu debías entrar en mi vida para, quizás -y así lo espero-, no salir jamás de ella. Llegaste precisamente porque era lo que mi vida necesitaba: que le dieras la vuelta a todo lo que yo pensaba, creía o sentía, para darme cuenta que mi vida no iba por el mejor de los caminos. Por eso debiste llegar… Sí, ya lo creo. Una tímida frase, preguntando cual de los componentes de la agrupación era yo, abría paso a una conversación que a día de hoy sigue abierta. ¿Mi respuesta? Lo que yo pensaba: “el más feo y payaso de todos”. Así empezó todo…

Los segundos fueron arañando minutos al reloj; estos arañaron, quizás, una hora a lo máximo. No había vuelta atrás. Nos despedimos sin ganas, por la mera obligación de tener que ir a clase al día siguiente. Pero sabíamos que esa conversación aún no había terminado. Que yo no podía quedarme sabiendo de que color llevabas la camiseta; que me estabas viendo desde tu ventana… No, necesitaba saber que las aventuras de “Doña avispada” y “Marmotillaman” aún no habían terminado, que continuarían hasta Dios sabe donde -de nuevo, la figura divina-.

charlotte

Charlotte

Tan solo cuatro días después, ambos armados de valor, nos conocimos en persona… El destino quiso que mi GPS no encontrase tu calle correctamente, que tu tuvieses que venir desde atrás sin yo verte y que me asustaras, que te estremecieras -según tu propio relato- con el sonido de mi voz… De nuevo el destino, inocente y a la vez caprichoso como el solo, jugaba las cartas para ganar terreno en el corazón del otro… Y llegó el primer coca-cola. Y llegó el ensayo. Y llegó el Zuleima. Y llegó la primera despedida. Y llegó el primer WhatsApp diciéndote que ya había llegado a casa. Y llegó el primer “buenas noches” tras compartir unas cuantas horas juntos… Y llegaron más ganas de saber de ti.

Y llega el primer día que salimos. Un sábado por la noche, donde retrasé la hora de vernos porque jugaba mi Betis, nuestro Betis… Y llegó el primer Charlotte, donde unas coca-colas y un bol de palomitas bastaron para crear un escenario perfecto donde seguir conociéndonos. Hablamos… ¿De que? ¡De todo y de nada! Política, educación, carnavales, familia… De todo y de nada. Y murió la noche dándole paso a una madrugada que agonizaba, porque el día estaba casi naciendo. Con los primeros cantos de los pájaros nos despedimos, aunque de nuevo sin ganas. No queríamos…

Permíteme que solo nombre la noche del domingo como una noche maravillosa. Pero esa noche, todo lo que pudimos hablar, todo lo que pudo pasar… Todo eso, me lo guardo. Para nosotros. Porque fue nuestro momento culmen.

Ahora que he narrado los comienzos, ¿ahora que te digo? Pues que contigo, no puedo chiquilla. Que me haces tres tonterías y otra batalla perdía. Aunque también podría decirte, cada vez que te recojo con el coche, que todo el tiempo que no he estado junto a tí, te he echado de menos.

Y llegó el carnaval, y con él todas las noches y momentos que hemos compartido: Carmona, Los Palacios, Sevilla, Cádiz, Betis, Gines… Porque bajaba del escenario y ahí estabas tú, para recordarme cuanto me quieres y cuanto te quiero.

Ahora, para terminar, te diré: ANTES QUE NADA, QUE A VER SI ACABAS DE DESPEDIRTE POR WHATSAPP, QUE LE DAS MIL VUELTAS A LAS COSAS, JAJAJAJA (JOOOOOOFU). Ahora en serio… Gracias por llegar y ponerme mi vida patas arriba. Gracias por tus interminables conversaciones múltiples, porque detrás de cada una de ellas, escondes un te quiero para mí. Gracias por escucharme reir, hablar, despotricar, alabar, celebrar… Gracias por ser tu. Gracias por dejarme ser yo. Por tus locuras. Por incitarme a cometer las mías. Por tu iPad, por tu Kinder bueno, por tu pulsera, por tus vales, por tu cajita de bombones, por tu libro. Por el tweet que me acabas de dedicar y que no contestaré hasta que acabe de escribir esto. Gracias por tu sonrisa infinita. Gracias por cuidar de nuestro Pou. Gracias por regalarme a Maflu. Gracias por el “De nenes”. Por tus besos. Por tus caricias. Por tus abrazos. Por tus manos frías -y nariz, piernas, rótula y un largo etcétera-. Por enseñarme a ser feliz de nuevo. Por esperar cuando te pedía paciencia. Gracias POR TODO.

¡Que grande eres amor!… Y que pequeño que soy yo.

tQ

Te quiero

Anuncios
Categorías:General
  1. Anónimo
    marzo 7, 2013 en 8:25 am

    Solo conociéndome de este tiempo, que creo que es bastante, puedes imaginar la cara que he puesto nada más leer el título de la entrada. Me he levantado y desde la cama he buscado esto ansiosa por saber que era, y al leer -Todo empezó con un “Me gusta”- mi reacción ha sido cerrar los ojos, abrirlos muy sorprendida, y levantarme serenamente para sentarme en el sofá a leerlo, sin importarme nada si llegaba tarde o no a la facultad.

    Conforme avanzaba en la lectura más increíble me parecían cada una de las palabras que has escrito y la profundidad con la que has conseguido trasmitir el sentimiento tan bonito que vivimos los primeros días y que aún puedo asegurar que sigue existiendo.

    Has conseguido sacar una sonrisa en mi cara, una sonrisa entre lágrimas de la emoción que sin palabras me ha dejado, a lo que he tenido que esperar poco más de una hora para poder escribirte todo esto.

    Ahora entiendo el por qué de las preguntas sobre las canciones ayer, pero aún al leer el primer fragmento de aquel pasodoble que me dedicaste en Twitter y que además me has mandado en alguna ocasión por Whatsapp, me hace estremeceme y se tiene la mujer más afortunada del mundo.

    No hay día que no me plantee un futuro a tu lado, y de nuestro reciente pasado, solo seis mesesillos, puedo darte las “gracias”, gracias por aparecer en mi vida, gracias por ser como eres, gracias por hacerme sentir la más afortunada del mundo, por prestarme la atención que me prestas y dedicarme los mimos y caricias que cada vez que estas a mi lado me haces. Quien sino iba a disfrutar conmigo cada una de mis cositas que a ti tanto te gustan, y que con tu paciencia aguantas, quien si no una persona tan especial como tú.

    “Te quiero” Con solo estas dos palabras me despido, que son pocas para lo que mereces pero muy grandes en cuanto sentimiento para el largo camino que espero que nos quede juntos!!

    Te quiero mi vida!!

    De una enamorada de ti…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: